Minibhú Contigo

Llegó el momento de querer vestirse solo

A partir del segundo año, los niños empiezan a experimentar la necesidad de escoger su propia ropa. En las tiendas empezarán a señalar las cosas que quieren llevar y escogerán entre diferentes texturas, colores y estampados que, sin ninguna duda, representan su personalidad.

Al permitirles escoger qué ponerse nos estaremos asegurando de hacerles saber que sus decisiones y gustos son importantes para nosotros como papás y que no solo permitimos sino que respetamos su forma de ser. Adicional a esto, está demostrado científicamente que este proceso tiene grandes beneficios en el óptimo desarrollo de los niños.

A continuación, haremos una pequeña guía para lograr el equilibrio entre los gustos y las necesidades.

Enseñarles a escoger su propia ropa es un camino fácil para inculcarles de forma natural la autonomía. Es importante recordar que los niños repiten nuestros patrones, así que la forma en la que organizamos, compramos y elegimos es la misma manera en la que ellos van a hacerlo.

En la medida de las posibilidades, es importante que tengan un fácil acceso a su propio closet para que vean las prendas y entiendan cómo deben estar guardadas, trabajando así el orden, el aseo y la habilidad de escoger su ropa.

Esta es también una importante lección sobre la rutina y las tareas que el niño puede hacer por sí mismo.

Es muy importante fortalecer en los niños este derecho que tienen al libre desarrollo de su personalidad sin temor a verse distintos, elegir cómo quieren verse para expresar su individualidad los hace sentir grandes e importantes además de potenciar su creatividad.

A la hora de la práctica podemos darles pequeños tips sobre lo que necesitan y lo que quieren reflejar:

  • Para comenzar pueden darles la libertad de elegir cosas como los zapatos, la chaqueta, la maleta que quieren llevar al colegio y posteriormente cuando vayan entendiendo la dinámica, y disfruten escoger, podrán ir entendiendo cuáles cosas pueden usar dependiendo de la ocasión.
  • Una opción divertida es poner tres pintas completas en las que ellos puedan elegir cómo mezclarlas o escoger una completa que les llame más la atención.
  • Acompañarlos en el momento de elegir es una forma de guiarlos para ocasiones como el colegio o una comida especial y en días ‘’libres’’ animarle a mezclar de forma creativa.
  • Es clave hacer este ejercicio con calma y con tiempo para que sea un espacio que disfruten los dos, ya que los ritmos en las mañanas por ejemplo no son los mismos para ellos.
  • Al momento de ir a comprar o visitar las tiendas los niños se antojan de todo , por eso es clave enseñarles a escoger con responsabilidad y teniendo en cuenta el valor de cada cosa.

En Minibhú encontrarás siempre un espacio y un equipo encantado de acompañar a tu hijo (y a ti 😊) a escoger las pintas para disfrutar todos los días.